Alejandra Sánchez. Con información de eventmanagerblog.com

El anuncio y difusión que des al evento  puede dar pie a malos entendidos o conceptualizaciones erróneas, por lo que se debe ser cuidadoso y planear cada paso a detalle.

Estas son maneras en las que nunca debes hacer un anuncio:

  1. Usando únicamente el acrónimo. Si tu evento tiene un nombre largo que se reduce en acrónimos es importante que verifiques que estos no tengan un significado diferente en el lenguaje usual del público y zona geográfica a los que te diriges. Trata de incluir siempre, o lo más seguido posible el nombre del evento para posicionarlo junto con el acrónimo, de esta manera se evitarán confusiones.
  2. Usando tecnología que no probaste antes. Si tienes elementos tecnológicos, aprovéchalos. Pero, si harás alguna transmisión o programa en vivo, siempre haz varias pruebas antes para corroborar el buen funcionamiento de tus herramientas.
  3. Con ayuda de alguien que no ha practicado las palabras lo suficiente. Si el evento o alguna frase clave de su campaña tienen palabras dofíciles de pronunciar, asegúrate que el portavoz haya practicado la pronunciación antes de dar el anuncio.
  4. Dando información incorrecta. Revisa que toda la información a compartir sea la correcta y no existan equivocaciones.
  5. Sin haber programado y practicado tiempos y aspectos de producción. El tiempo es uno de los factores más importantes. Practica toda la rutina de iluminación, movimientos, diálogos y espacios musicales a la perfección para comunicar el mensaje que deseas. 

Así como el evento, su anuncio debe ser perfectamente planeado, es el primer acercamiento que el público tendrá con él y es importante dejar una buena primera impresión.