Con información de noticias.universia.cr

Muchas veces pensamos que el tema en una conferencia lo es todo y no es así. Es importante envolver al publico no solo con el tema si no la forma en que impartes la conferencia, pero ¿cuál es la clave? Se llama Storytelling, “narrar una historia” y consiste en crear una gran expectativa que propicie una espectacular catarsis al final.

Aunque parece simple, el Storytelling es una habilidad difícil de desarrollar y capaz de causar un impacto grandísimo en el público. Aquí, algunos consejos para que pongas en práctica en tus conferencias y presentaciones:

  1. Primero, define qué vas a regalarle a tu público

Comienza por definir el contenido de tu presentación, el “núcleo del aprendizaje que vas a compartir. ¿Es información que ya está disponible en Internet o en algún tipo de publicación? ¿Vas a crear una síntesis? ¿O a desarrollar contenido nuevo? Es importante que, si se trata de un tema muy trillado, lo enfoques a través de una óptica nueva.

  1. Usa un lenguaje simple

Un gran obstáculo que nos impide conectarnos con la audiencia es hablarles como si fuese a nosotros mismos. Incluso cuando vamos a hacer una presentación muy técnica, debemos concentrarnos en los intereses de nuestro público. Steve Jobs dominaba este arte a la perfección, y por eso en vez de decir “El nuevo ipod tiene 4gb de capacidad”, decía “Ahora puedes tener 1.000 canciones en tu bolsillo”. ¿Cuál crees que tenía mayor impacto?

  1. Crea expectativa dándole un vistazo al final de la conferencia

Lo más aburrido del mundo es ir a una conferencia donde el speaker enumera anticipadamente todos los temas que va a abordar. Inmediatamente, el público piensa: ¿… y cómo le va a dar el tiempo para dar todo eso? En cambio, si abres tu presentación con una frase similar a “Hoy descubriremos cómo la física moderna nació con un experimento que fracasó miserablemente “, verás cómo captas su interés

  1. Busca un equilibrio entre razón y emoción

Este es el reto más difícil de toda presentación: si te enfocas demasiado en el contenido, vas a aburrir a tu público, pero si te concentras únicamente en “narrar la historia”, los académicos pensarán que no tiene sustancia. ¿La recomendación? Prepara un guión en que no permanezcas en ninguno de los dos lados por más de 45 segundos.

  1. Píntalo todo de color local

No es lo mismo dar una conferencia en San José, que, en Quito o Buenos Aires, y está confirmado que las personas responden mejor a aquéllas conferencias que se toman la molestia de incluir ejemplos locales. No hay nada que iguale la empatía que crea tal deferencia para con el público.

  1. En tu presentación, usa la mínima cantidad de láminas posibles

Quizás te cuesta mucho, pero las láminas que tienen más de ocho palabras lo único que hacen es distraer a tu público. Siempre haz tu mejor esfuerzo por ser lo más conciso con ellas; si antes colocabas párrafos enteros en ellas, ¡Coloca una sola frase, o mejor aún, una sola palabra! Recuerda que las láminas NO SON para leerlas, sino sólo un apoyo visual para tu narrativa. Que no te roben protagonismo.

  1. Usa todos los recursos que tengas a mano para expresarte: voz, cuerpo y silencios

El tema te debe emocionar a ti para poder emocionar a tu público. Utiliza los movimientos de brazos, tu voz y los silencios para darle vida a tu cuento. Y lo primordial: ¡no te escondas detrás del podio! Haz que tu público vuele con la imaginación.

  1. Practica mucho

Una conferencia exitosa es el resultado de muchas horas de preparación. Los conferencistas superestrellas que desarrollan un storytelling que convierte a sus audiencias en fanáticos profesos, en promedio requieren 90 horas de trabajo para preparar una conferencia de 60 minutos. ¿Qué tan espectacular quieres ser? Pues bien, ¡Debes practicar una y otra vez, todos los días… durante varias semanas anteriores al evento!