Con información de bodas.com

Es cierto que las exposiciones, congresos, conciertos y eventos sociales se han visto afectados por la situación mundial que estamos pasado y con ello nuevos protocolos de salud tendrán que ser implementados en la nueva normalidad, ya vimos cómo está nueva normalidad está afectando a conciertos y exposiciones, pero ¿qué ocurre con los Wedding Planners? En la siguiente nota conocerás lo que algunos de ellos están implementando como opciones creativas para celebrar un día especial.

Medidas de seguridad y salud

Si algo genera dudas especialmente, son las medidas de higiene y seguridad que se tendrán que tomar en las bodas una vez que pase la crisis del coronavirus en todos los países. No cabe la menor duda de que no faltarán los productos desinfectantes que se integrarán de diferentes formas. Los profesionales de las lugares para celebrar las bodas, así como los wedding planners facilitarán a las parejas creativas ideas para que el gel antibacterial no falte. Puede convertirse en un recuerdo para boda útil que los invitados agradecerán. 

Por supuesto, las mascarillas y los guantes también serán parte de los recuerdos para boda económicos que muchas parejas elegirán. Personalizar estos detalles y optar por diseños acordes con la temática de la celebración, permitirá que las parejas le pongan sus sello con mucha originalidad. 

Estas medidas de seguridad también impactan al banquete. Todos los profesionales de catering para boda necesitarán equipos de protección personal para garantizar que los platillos y las bebidas se sirvan bajo estrictas medidas de seguridad.

Ademas, con el fin de reducir el autoservicio y controlar la manipulación de la vajilla y el resto de utensilios se optará por la transformación a buffets asistidos y la ampliación del show cooking a otros tipos de alimentos. Asimismo, se tendrá que considerar el uso intensivo y bioresponsable de monodosis tapadas en alimentos fríos y calientes. 

Cambios en la distribución de los espacios

De acuerdo con el semáforo de reapertura en las diferentes regiones de México, será hasta la fase amarilla cuando los eventos al aire libre puedan celebrarse con menos limitaciones y aplicarán restricciones para eventos privados en lugares cerrados. Por ejemplo, en el caso de la Ciudad de México, se matiza que, durante esta fase, restaurantes, hoteles y servicios religiosos podrán tener un 60% de aforo. Como industria creativa que es, el sector nupcial tendrá que adaptarse a las nuevas circunstancias para desarrollar su actividad y que las bodas post-coronavirus puedan ser igual de emocionantes que las de antes de la pandemia. 

Las ceremonias más cortas con amplios espacios para estar de pie serán parte de la nueva realidad de las bodas a nivel global. De esta manera, los invitados podrán elegir a qué distancia desean acercarse. En cuanto a los asientos, se cuidarán las distancias sociales recomendadas para ver el "sí, quiero" sin correr riesgos. 

Es probable que, si el lugar es amplio, haya una nueva distribución de los espacios. Varias zonas de baile, espectáculos y barras de bebidas, permitirán que los invitados se muevan con mayor libertad. Además de ser una medida de seguridad y salud, les ofrecerá una nueva experiencia a los invitados durante la fiesta.

Las bodas al aire libre tendrán mayor demanda. Elementos como carpas ayudarán a solucionar problemas de espacio, además de abrir más posibilidades de distribución. 

Nuevos formatos de bodas

Las bodas por turnos serán la opción más viable para aquellas parejas que quieren mantener intacta su lista de invitados, pero se enfrenten a restricciones de aforo de los espacios. Otra opción son las bodas múltiples, que se refieren a varios días de celebración, por ejemplo, un fin de semana completo.

En México 86% de las parejas descarta reducir su lista de invitados, no obstante, las microweddings son una buena opción para los novios que desean celebrar su boda en los próximos meses. Este tipo de celebraciones más reducidas, permiten invertir en experiencias únicas para los invitados como un postres gourmet para la mesa de dulces para la boda, una barra libre de cocteles de autor o un menú cinco estrellas. 

¿Cuál será la experiencia de los invitados?

Es muy probable que las parejas opten por una comunicación más digital con sus invitados. El uso de herramientas tecnológicas va a incrementar, ya que será la mejor forma de mantener informados a sus invitados de las novedades relacionadas a la celebración. Además, la información sobre medidas sanitarias en las invitaciones de boda no faltará.

Asimismo, hacer livestreaming para los seres queridos que no puedan asistir probablemente aumentará. En cuanto a los objetos, es también probable que los invitados recurran al formato digital para hacer su regalo de boda.

Las parejas también deberán tener en cuenta actividades de entretenimiento que se puedan disfrutar a cierta distancia, debido a las medidas que limitan los espacios cerrados. Juegos, espectáculos musicales o un DJ que cree zonas de música diferentes, son algunas de las opciones. Esta es solo una oportunidad para personalizar al máximo la celebración, a la que se sumarán nuevas propuestas creativas para añadir elementos únicos para que el resultado sea una boda auténtica y especial. 

¡La organización de las bodas continúa!